La “teoría informática” del sitio sobre Santiago, otra más y van…

Ya van pasando varias teorías sobre la no-desaparición del no-existente personaje llamado Santiago Maldonado (que sí desapareció, forzadamente a manos de fuerzas del Estado), como la del pueblo en Chile donde uno se parecía a él y la de Gualeguaychú, donde todos se parecen a él, la del Cura que lo vió — pero no está seguro — , un camionero, una pareja, y varias más.

Esta nota apareció en Medium.

Pero esta es una de las más interesantes, porque hace uso del desconocimiento informático de los lectores; cabe destacar que no todos tienen que saber todo, pero sí es siempre importante cuestionarse si lo que uno lee es verídico.

Esta nota — para nada amarillista —, titulada “¿TODO TRUCHO? | El sitio de Santiago Maldonado fue creado antes de su desaparición”, describe con amplio detalle cómo aparentemente el sitio que hizo la familia de Santiago habría aparecido en Internet aún antes que desaparezca él, planteando la duda de si realmente desapareció o es todo una farsa.

Lo interesante es que, si bien aporta datos verdaderos, el truco está en la falsa interpretación de los mismos. Voy por puntos, como esa nota:

  1. Menciona que el sitio incluye Google Analytics y que por eso fue hecho por profesionales. Probablemente haya sido hecho por profesionales, o al menos alguien que sabe hacer páginas webs… ¡qué gran noticia!. Esta web del 2015 indica que casi 30 millones de sitios también lo usan, mientras que otra fuente en la misma nota menciona que casi el 53% de todos los sitios de Internet lo usan. ¿La conclusión? Que la premisa no aporta en absoluto.
  2. Menciona que el dominio fue dado de alta el 10 de agosto, cuando es públicamente comprobable que fue dado de alta el 9 de agosto y modificado el 10. El dominio fue adquirido a través de Namecheap.

Asimismo menciona que la protección de datos registrales no viene por defecto cuando, en este caso, sí viene por defecto y gratis el primer año. En cualquier caso, que no lo fuere no tiene implicación alguna, pero es clara la mala intención del autor de esa nota.

La modificación de los datos del dominio seguramente se dió por cambiar los DNS de Namecheap, que vienen por defecto, por los de Dramhost, la empresa de hosting donde se aloja el sitio.

3. El punto sobre el cual se sostiene falsamente esta teoría: que Google indexó la web el 1 de agosto (¿cómo lo hizo si aún no existía? una pregunta sin respuesta). Resulta cuestión de indagar por qué Google indexaría el sitio en una fecha extraña, para obtener la respuesta: la fecha indicada en nada se relaciona a una marca de tiempo, sino una fecha de algún elemento del sitio, como un video embebido o similar. Como sucede desde hace años: Google Bug Causes False Date To Show in Search Results y Are Google Search Snippets Showing False Dates?.

Prestando un poco de atención, cosa que omite el autor de dicha nota, podemos ver que incluso Google nos va a mostrar una página del… ¡2001! Parecería ser entonces que esta conspiración va mucho más allá… O es simplemente que se han malinterpretado los datos (intencionalmente).

¿Qué loco, no?

4. y 5. Dice que las fechas de los archivos de la web dan indicios de haber sido modificadas el 2 de agosto. ¿Y? No se entiende cuál sería el problema, pero grácilmente omite que hay archivos del año 2016 también, o de julio del 2017 como muestra en la imagen que aporta como “prueba”:

 

Como dice Javier Smaldone:

Descargando los archivos de WordPress, plataforma de código libre orientada a hacer blogs, se constata que dichas fechas pertenecen a la plataforma y nada tienen que ver con el sitio:

 

Finalmente la nota termina con una frase interesante, que cito:

Yo no soy perito informático pero indudablemente es un teoría que debe ser tenida en cuenta e inmediatamente investigada.

Claramente el autor no es perito informático, pero sí es una persona totalmente malintencionada.

Les recuerdo al público lector que siempre verifique por sus medios. Si no se puede verificar, probablemente sea falso. Dudar es bueno, preguntar y cuestionar, también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *